Cómo controlar el ritmo de la narración (I)



Escribir una narración muy buena no es algo que se pueda aprender en los libros, pero hay algunas cosas que se pueden hacer para mejorarla. Siempre, claro, a la hora de corregir el texto literario.

Escucharse

La sugerencia es leer el texto en voz alta. Asegurándose de leer realmente lo que hay en la página, no lo que crees que debería haber. Es difícil, sí, porque incluso el escritor con más talento tiende a ver lo que él quería decir y no lo que está negro sobre blanco. Una de las razones para acudir a un corrector.

Hay que tomarse tiempo. Respirar en cada coma, punto, o punto y coma (Ese gran desconocido). Enfatizando las exclamaciones y subiendo el tono en las frases interrogativas. No hace falta leer como si uno fuera un gran actor con la voz de Fernando Rey o de Paco Rabal, pero sí observar atentamente el sonido de... LA PUNTUACIÓN.
La voz de Fernando Rey era una voz educada, con tono inglés antes de aprender inglés, una buena voz de camarlengo o de semental vaticano de las contesinas romanas. La voz de Paco Rabal era una voz salvaje, acanallada en el pueblo de Madrid, una voz de hombre que lleva una taberna en el pecho. Una voz que de pronto se enternecía y se enternece, dando una nota íntima, riente, cariñosa, que es el momento más peligroso para las mujeres que le escuchan. De esa voz nacieron el tabaco negro y el vino malo. De esa voz nació la gallofa bohemia de un Madrid entre dos guerras. (Francisco Umbral)
Si leer en voz alta intimida, de alguna manera, piensa que es mejor leer tu trabajo en voz alta y detectar los errores antes de que otros los vean. También puedes pedir a alguien que lea unas pocas páginas en voz alta para hacerte una idea de como suena. Pero que sepa cómo hacerlo. Esa persona debe tener muy claro como entonar y como expresar la puntuación.

Y mientras lees, busca los elementos que pueden "chirriar" como una puerta mal engrasada y oxidada en el oído de tus lectores.

Busca aliteraciones disonantes. Por ejemplo: “lidió con la locura de Laura”. (eccsss) La aliteración puede añadir fuerza a tu texto pero debe usarse con cuidado, o darás a tu escritura un aspecto tan juvenil como unos shorts ajustados.

Otra cosa a tener en cuenta sería el pariente cercano a la aliteración: el ripio. La rima que hay que evitar en la prosa a no ser que estés creando una cancioncilla pop.

También, el uso repetitivo de los nombres propios, de algunas palabras o nexos, o bien la proliferación de pronombres en tercera persona pueden tener un eco discordante en tu trabajo.

6 comentarios:

  1. Acabo de descubrir este blog. Me parece muy interesante.Espero que publiqueis regularmente. Os leeré.

    ResponderEliminar
  2. Vale, no iba a decir nada para no ser pesada, pero es que eso de Paco Rabal, me ha llegado al alma, jejeje, esa voz, mmm... Necesito aprender más del punto y coma, por cierto ;)

    ResponderEliminar
  3. Esto que se explica en este post muchos escritores/as no lo tienen en cuenta. Sobre todo la repetición de nombres propios y nexos o el abuso de los pronombres en tercera persona, como bien apuntas. Lo veo a menudo en muchos textos pero sus autores no lo consideran algo a enmendar. En cambio, en un relato de coña con gore y algo de erótico, si escribes "cereeeeeebrooo" a modo de licencia, o como se le pueda llamar, eso es un error gordo. Muy incongruente me parece.

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente no es nada fácil crear una buena narración, pero no hay duda que estos pequeños consejos ayudan :)
    Muy buen post y gran blog, ¡un saludo!

    ResponderEliminar

Para escribir comentarios has de tener registro, es rápido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...