Contar historias.


Contar historias. Parece fácil, pero no lo es. Es un arte, es magia. Captar la atención del lector o el espectador, del público, y no soltarla hasta el final, manteniendo el interés constante, sin distraerlo con digresiones o descripciones y metáforas malmetidas. Que cada palabra cumpla su función, que cada párrafo avance la acción, o la trama, o haga crecer a los personajes y acrecentar el misterio. Que cada coma y cada punto ayuden a sostener el ritmo que tú has impuesto.

Hacer que el lector se pregunte, que piense, que sienta, pero sin abandonar la historia nunca. Sin soltarlo. Sin interrumpir su sueño enseñándole lo bien que escribes y despertándole sólo el deseo de saber más sobre la historia o el destino de tus personajes. Respetándole, haciéndole guiños, llevándolo de la mano, pero sacudiéndole de vez en cuando allí donde sabes que reirá o llorará contigo.

Porque siempre será así, contigo.

Contar historias. Me encanta.

1 comentario:

  1. Decirte que esto que enuncias es, exactamente, lo que persigo para mis próximos libros.

    Un abrazo.

    Abel

    ResponderEliminar

Para escribir comentarios has de tener registro, es rápido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...