lunes, 29 de abril de 2013

Cómo NO empezar una novela


LOS MALOS COMIENZOS EN LAS NOVELAS


Los mejores inicios en una novela atrapan al lector desde la primera línea. Esto es crucial para captar la atención del lector, de cualquier lector, incluidos los editores y los agentes.

Te voy a mostrar unos ejemplos de lo que no se debe hacer en un comienzo de novela. 


Empezar una historia puede ser la parte más difícil de la escritura, al menos para algunos escritores. Los mejores principios, los que obligan al editor a continuar leyendo acostumbran a salir de manera natural.

Vamos a ver cinco maneras de empezar que provocan dolor de cabeza a editores y agentes y acaban en rechazos editoriales. También ofreceremos algunas alternativas a cada uno de ellos.

El inicio yolosétodo


Si empiezas una historia definiendo una palabra, sea conocida o no, en formato diccionario “El diccionario define XXXXX como blablabla...” aburrirás a tus lectores y los obligarás a saltar líneas o párrafos buscando un principio más activo. Contar al lector el significado de algo que ya conoce, u ofrecerle una palabra nueva sin darle tiempo a implicarse en la historia no es muy buena idea. Este principio no tiene nada que ver con la sustancia de tu historia y por lo tanto, debería desaparecer. Si quieres hablar de un concepto desconocido, ponlo primero en términos que el lector conozca y úsalo en un contexto cotidiano para que el lector pueda preguntarse por él.

Contar lo obvio al comienzo

Empezar con algo como “De todos es sabido…” y contar algo que el lector ya sabe, es otra manera de aburrirle. Si quieres contrastar algo que se ha dado siempre por hecho es mejor que empieces con el punto de negación, que le dará a tus lectores algo más vívido sobre qué preguntarse.

Si quieres hablar de algo conocido, deberás darle un nuevo punto de vista o
contar algo que los lectores aún no sepan.

Los comienzos de novela con clichés

No empieces con frases hechas o familiares, intenta sorprender siempre, aunque trates un tema muy conocido. La mayoría de las buenas historias resultan del choque de dos ideas opuestas (una monja que colecciona pistolas de la Segunda Guerra Mundial, un ejecutivo con una sensibilidad social muy especial…).

El comienzo John Lennon

Un editor cerrará el archivo abierto con tu obra siempre que encuentre algo que empiece “Imagina…”. Es una canción preciosa, pero mendigar no es manera de atrapar lectores. En vez de pedir a los lectores que imaginen una escena, descríbesela con tanta precisión y detalles que tengan la sensación de estar en su interior; no necesitarán imaginársela, la verán.

Por otro lado, si quieres situar a los lectores en alguna parte que no va a ser familiar para ellos (una planta petrolífera por ejemplo, no conozco a nadie que haya estado en una) puedes traducirlo a algo familiar para empezar, ya lo hemos comentado más arriba. Empieza comparando ese mundo misterioso con algo que el lector sea capaz de entender pero que a la vez incite su curiosidad.

La primera persona superflua en una novela


No te inmiscuyas en una historia si no se requiere la presencia del autor. Los lectores quieren saber qué hay en una historia, no qué novedades hay sobre ti o por qué te decidiste a escribir esa historia. Eso déjalo para los agradecimientos, al final. Comenzar así es un rechazo seguro por agentes y editores por igual: “Me gustaría contaros una historia sobre…”. ¿A quién le importa lo que el autor quiere?

Otra posibilidad es “La primera vez que tuve la idea de contar esta historia…” o incluso “La inspiración sobre esta historia me llegó con…”. No utilices nada de eso.

Se trata de escribir novelas para atrapar al lector
Se trata de atrapar al lector
La buena noticia es que la primera persona superflua es muy fácil de eliminar, simplemente borrando, y cualquier editor sensato lo verá (Si quiere editarte, recuerda que YA NO LO HACEN). Es mucho mejor que recortes tú antes de enviarlo a un editor y así evitarás que tu autoestima quede dañada por esa nimiedad.

Este es un buen plan para empezar cualquier historia. No necesitas muchos trucos para convencer y atrapar a un lector. Simplemente escribe lo que el lector quiere leer, mantente fiel a la historia y el editor y los lectores querrán seguir leyendo.

Si te ha gustado este artículo, por favor, hazle un RT o compártelo en Facebook y Gplus. Eso me anima a seguir escribiendo este blog durante parte de mi tiempo.

22 comentarios :

  1. Muy interesante este artículo, ahora toca reflexionar sobre los comienzos de uno mismo.

    ResponderEliminar
  2. Ahora yo le pregunto con respeto¿quién es Usted que llega a mi face y me da indicaciones?¿Qué autoridad tiene?. Muchas gracias por los consejoe , los voy a tener en cuenta , si los considero necesario. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el otro día leía que uno es lo que hizo y lo que hace. Si no le basta con eso, lo siento mucho.

      Eliminar
  3. Otros comienzos que me repelen son las parrafadas de pura información, lo que los gringos llaman "info dumps". Gente que empieza la novela describiéndote un lugar, un mundo o lo que sea durante varias páginas como si fuera un libro de historia o sociología. Cuando yo abro un libro, espero que me cuenten la historia de ALGUIEN. Ya habrá tiempo en la novela para ir soltando los fragmentos de información, según vengan al caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe: A sangre fría, de Capote, empieza con una descripción de un poblado, las costumbres de los habitantes y cosas que parecen no importarle un carajo a nadie.

      Eliminar
    2. Lo que Capote nos quería decir es que el pueblo ese era de un aburrimiento total, donde nunca pasaba nada y de repente fue sacudido por el asesinato de una familia tan gris como el resto de los pobladores.

      Eliminar
  4. Guissel, totalmente de acuerdo contigo, y ese es un problema para MUCHOS escritores.

    A mi lo que me gusta es cuando la historia arranca dentro de la acción, en un momento interesante de la historia, no importa si luego tiene que retroceder y volver a explicar, pero que arranque por un buen momento de acción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://es.wikipedia.org/wiki/In_medias_res

      Eliminar
    2. Exacto, parece mentira que tantos escritores no conozcan este concepto.

      Eliminar
    3. In media res, sí. Aunque hay que tener cuidado. Ya lo comentaré más adelante.

      Eliminar
  5. Muchas gracias por esta entrada. Muy interesante ^.^
    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a vosotros por los comentarios y compartirla en vuestras redes.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el artículo, reflexionaré sobre ello

    ResponderEliminar
  8. casualmente no he empezado ninguna de mis novelas, así y sin embargo sigo considerandome mala????

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante. Lo comparto en el Face.

    Saludos libreros

    ResponderEliminar
  10. Interesdante porque hace ver cosas que son obvias y que por lo mismo muchas veces nos pasan desapercibidas.

    ResponderEliminar
  11. Me he reído un rato. Me parece interesante lo que dice. Pero no podía evitar ir sonriendo a medida que leía. Ya lo había visto antes este artículo y lo había publicado en mi muro, sobre todo para adolescentes ambiciosos que no comienzan por la narración corta y no hay quien los convenza que la calidad de una novela, no está precisamente en esas variables que aquí se nombran o en la cantidad abultada de hojas que la contengan.
    Y también para algún adulto que anda por ahí soltando sus "novelas"

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante artículo, tomaré en cuenta sus recomendaciones, a mi manera de ver son avisos de prevención, para los que no queremos cometer esas posibles faltas. Felicitaciones señor Editor!

    ResponderEliminar

Para escribir comentarios has de tener registro, es rápido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...