Cómo trabajamos

Escribir es corregir.
Y aquí, ALGUNOS de nuestros criterios. No son todos.
Todo trabajo necesita una revisión. En literatura, varias. Es el vistazo (O la sucesión de ellos...) que hace que tus palabras canten. Y siempre hay que corregir nuestros errores antes de entregar el manuscrito a un tercero.>

La corrección de estilo comienza siempre con una re-visión, un volver atrás para determinar si lo escrito es lo que se prometía al principio. Casi siempre habrá algo que necesite ser cambiado. De esta manera nos aseguraremos de que la página ofrece aquello que realmente queremos transmitir y no caeremos en el mayor de los peligros, aquel que impide volver a enviar una obra al editor al que enviamos una primera sin corregir: causar una primera mala impresión.

Esta corrección la podemos dividir en dos clases: gramatical y artística. En nuestro proceso de correcciones de estilo literarias hemos ido encontrando una serie de elementos a tener en cuenta que ayudan a revisar y corregir los textos. Son los que aplicamos.


Buscamos siempre la fluidez en la experiencia lectora. El lector ha de verse seducido por la historia, de forma que no pueda dejarla. Analizamos los puntos de vista (POV) Lo mejor es, si empiezas una escena usando un punto de vista, que finalices la escena con el mismo punto de vista. El punto de vista debe pertenecer o bien al personaje principal o bien al personaje que tiene la visión más interesante de lo que está sucediendo.

Coreografía de las escenas. Si el autor maneja muchos personajes y durante la acción se mueven, llegamos a dibujar un diagrama para ilustrar sus movimientos y no hacer que se pisen unos a otros.

Decir lo que piensa un personaje y cómo reacciona es más fácil que describir la acción. Sin embargo es muchísimo más efectivo situar a los personajes en la acción y demostrar sus sentimientos e ideología en relación con el escenario y con los otros personajes. Lo correcto es hacerlo a través de la acción y el diálogo. Labor del editor, del corrector y del autor.

Analizamos los conflictos y emociones de los personajes, persiguiendo siempre su verosimilitud.

Nos preguntamos en cada párrafo si el autor ha contado lo que debe saberse del personaje en el tiempo necesario o ha ofrecido demasiada paja. Quitamos todo lo que sobra.

Y muchísimas más cosas que tenemos en cuenta cuando corregimos la obra literaria a un escritor o escritora.

Si desea saber qué podemos ofrecerle...
Puede solicitarnos presupuesto directamente

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...