Mostrando entradas con la etiqueta Productividad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Productividad. Mostrar todas las entradas

Los escritores del futuro. Aproximaciones.


Este artículo se basa en una lectura sobre márketing firmada por Jordi Mañé en la que se apuntan los talentos necesarios que deberán tener en su bagaje los profesionales de varios sectores en un futuro no muy lejano.

Inspirado por él y animado por unas reflexiones en privado con algunos amigos del sector editorial, y con los escritores y escritoras del proyecto Horizonte, dejo aquí parte del fruto de esos pensamientos. Hablo siempre, ya lo sabes, de los escritores con cierta ambición literaria, comercial, y centrados en la calidad y la difusión de su obra y su marca. Y repito, esto no es más que unos pensamientos basados en mi experiencia personal y las conversaciones mantenidas con gente del sector, además de las cosas que vamos implementando en el proyecto #Horizonte.

Puedo equivocarme perfectamente, pero creo que los caminos convergen en los siguientes puntos.

El escritor del futuro


1. No aceptará trabajo no remunerado.


Medios como el Huffington Post, o periódicos y programas de televisión en los que el contenido que ofrecen no está hecho por escritores, sean periodistas, guionistas, o narradores, sino por el público y el grito, desaparecerán, o quedarán en manos de aficionados que siempre serán aficionados bienintencionados y no profesionales. El escritor del futuro sabrá priorizar su trabajo en función de la rentabilidad económica o divulgativa de su obra. No aceptará ser incluido en Antologías de dudosa divulgación o distribución, o escribir por amor a un arte que no sea el suyo propio. Ni aceptará ser publicado sin anticipo editorial. Por la sencilla razón de que el escritor del futuro aplicará el punto 2.

2. Se hará cargo de su Marca Personal y de su promoción personal.


El escritor o escritora del futuro sabrá construirse su comunidad de lectores fieles y seguidores, incluso antes de publicar sus obras, gracias a las redes sociales y a su trabajo. El networking y el branding no tendrán secretos para él porque entenderá que, en un mundo de amplia oferta cultural y muchos aficionados, la visibilidad lo es todo sin perder la dignidad. Entenderá que su Branding personal será importante y cada vez más visible, por lo que se comprometerá SOLO en proyectos que garanticen esa visibilidad y resultados concretos o económicos. Sabrá escribir para el mercado y sabrá hacer que el mercado demande sus obras, porque escuchará a su audiencia y medirá sus resultados aplicando los puntos siguientes:

3.- Se hará cargo de sus derechos como autor.


El escritor del futuro tendrá agente literario, uno que trabajará con el autor, sabrá vender parte de sus derechos, conservar otros, y vender en el extranjero las obras de sus autores, aconsejándoles en su carrera y su proyección de marca. El escritor o escritora del futuro tendrá en su poder, todos o en parte, los derechos digitales de sus obras porque sabrá gestionarlos mejor que las arcaicas editoriales ancladas en un pasado irrecuperable. Como esos actores que prestan su arte a una serie de TV y pasan a ser también productores ejecutivos de la serie. El escritor del futuro sabrá negociar su futuro y no dejará sus derechos en manos poco capaces.

4. Utilizará las herramientas a su alcance para mejorar su productividad y su gestión del tiempo.


El escritor del futuro  sabrá conseguir, gratis o con mínima inversión, herramientas informáticas que le ayudarán a gestionar mejor su tiempo, sus procesos de escritura y venta, así como la gestión de sus redes sociales. Actualmente existen estas y otras similares, de las que ya he hablado en los ebooks.

  • - Hootsuite. Para redes sociales.
  • - Evernote. Notas y repositorio.
  • - Scrivener. Escribir y planificar.
  • - Liquid Story Binder. Escribir y planificar.
  • - Lucid Chart. Planificar.
  • - Google Docs. Escribir.
  • - Google Calendar. Gestión de tiempo.
  • - Thunderbird. Gestión de RSS y Emails.
  • - Blogger o Wordpress. Blog
  • - Newsletters.
  • - Klout, Buffer, Social Bro, Twittonomy... Redes sociales.

5.- Aprenderá que la literatura puede ser comunicación y transmedia.


El escritor del futuro conoce perfectamente los mecanismos y las técnicas de una historia, los recursos del storytelling, y el valor de las ideas en equipo, y los adapta para su target ya fidelizado, para sus lectores. El escritor del futuro incluso hace participar a sus lectores en sus obras creando un hype sostenido.

El futuro se acerca a gran velocidad, y está en nuestras manos incorporarnos a él. En otra entrega hablaré del agente literario del futuro, y seguramente llevará casco. :-)


No olvides COMPARTIR este artículo con tus contactos, les aportarás contenido, espero que interesante, Gracias por leerme.

La dimensión de los personajes

En la industria de Hollywood se refieren a los personajes completos y que cautivan al espectador como "más grandes que la vida".

En la literatura es importantísimo que nuestros personajes sean así, más grandes que la vida, que logren empatizar con el lector cuanto antes y que crezcan a lo largo de la historia. Esto se logra añadiendo más dimensiones a su carácter.

Generalmente, el protagonista, o el héroe o heroína de ficción, comienza su llamada a la aventura  como una persona corriente.

No es especialmente fascinante ni tiene aún los rasgos marcados. Sin embargo, la gente normal puede terminar siendo, en una novela, personajes poderosos y completos. Charlie Asher de Christopher Moore en "Un trabajo muy sucio", "A Dirty Job" es un tipo ordinario y de lo más normal
.

Si leíste Personajes 1 y 2, ya sabes que para fascinar a los lectores con nuestros personajes tenemos que conocerlos MUY BIEN. Y sobre todo conocer profundamente lo que les motiva para actuar y afrontar peligros y riesgos. Este artículo amplia algo de lo que ya hablé en esos libros.

Conocer BIEN la historia de tu personaje.


Siempre recomiendo realizar un dossier de cada personaje principal de la historia. ANTES de escribirla.

Es algo que cuesta al escritor aficionado. Y lo tengo comprobado cuando hablo con los amigos del servicio de COACHING. Quieren ponerse a escribir su historia cuanto antes sin haber completado este paso tan importante.

Es un documento dinámico, al que iremos añadiendo cosas y que irá creciendo ANTES de escribir la novela. Se trata de tener una vida totalmente documentada, desde el nacimiento hasta la actualidad. Cada etapa y cada accidente de su vida nos va a dar pautas de comportamiento e incluso va a conseguir hacer crecer los conflictos de la trama y con ellos las expectativas del lector. No vamos a mostrar a los lectores TODO lo que nosotros conocemos del personaje, pero podemos jugar con ellos, en un juego pactado al comprar nuestra obra, y que lo vayan descubriendo a medida que leen.

Hay que ir más allá de los hechos.


En ese dossier se suele comenzar por el lugar de nacimiento, los padres, sus profesiones, etc. Y esos detalles son importantes, pero también son solo hechos. Es necesario desarrollar LAS ACTITUDES de los personajes. Su manera especial de afrontar las diferentes situaciones que concurren en su vida y, si el personaje crece como ya sabes que tiene que hacer, cómo van cambiando estas actitudes a medida que ese héroe o heroína va enfrentando sus pruebas. Esto se extiende más allá de su vida cotidiana, su trabajo y aficiones. ¿Cómo ve el mundo? ¿Qué es lo que espera cuando sucede algo bueno? ¿Cómo maneja la frustración? ¿Cómo reacciona ante un reto? ¿Y ante una pérdida? Y lo más importante, has de hacer que todo sea coherente. (Nadie dijo que escribir historias fuera fácil, recuerda.)

La empatía con el protagonista en las primeras páginas


Conocer al lector. Esto se puede lograr más o menos sutilmente y teniendo en mente a qué tipo de lectores nos dirigimos. Pero cuanto antes lo hagamos más fácilmente engancharemos al lector a nuestra historia. El problema es que pocos escritores saben a ciencia cierta a qué tipo de lector se dirigen y tiende a ser un conocimiento editorial. Las lecturas sobre estudios de mercado ayudan, pero no es una ciencia exacta. También existe la técnica contraria: Imaginar y tener presente a nuestro lector ideal y escribir para él. En la mayoría de los casos somos nosotros mismos. Se trata de dotar a nuestro protagonista de rasgos y actitudes que simpaticen a los lectores o hagan que se interesen por él y por su vida ANTES de que las cosas se vayan poniendo difíciles. En una estructura clásica de "Viaje del Héroe" esto sucede o debería suceder entre la llamada a la aventura y el paso del umbral. Y es importante porque si el lector CONECTA con nuestros personajes. habremos ganado que siga leyendo.

IMPORTANTE: El conflicto interno del personaje es delicado en este aspecto. Ya vimos en Personajes 2 cómo desarrollarlo y relacionarlo con los demás personajes de la historia. Pero a la hora de empatizar con el lector es una cuestión delicada. Para que ese conflicto interno funcione, por más desagradable que sea en su parte negativa, el lector ha de simpatizar con el personaje. y una de las técnicas es utilizar ese conflicto interno para hacerlo, procurando que sea algo universal con matices particulares.

No estoy diciendo que todos los escritores deberían ser psicólogos, pero sí tener unas nociones básicas de psicología y de inteligencia emocional. (Recuerda que aconsejo leer mucha no Ficción y este tipo de conocimientos es importante que forme parte de tu bagaje literario) Te ayudará. El escritor es, siempre, observador y reflexivo.

Por último: Los personajes que han sido desarrollados completamente ANTES de abordar la historia son también los que más satisfacciones dan al escribir, y al leer sobre ellos. Recuérdalo.

Resumen semanal de contenidos en Twitter

Selección y Resumen de nuestros contenidos de la semana en Twitter 14/02

Puedes retuitear o compartir los que te gusten desde la misma presentación gracias a Storify..

Resumen de contenidos semanal

Todas las semanas seleccionaré los tuits que considere más interesantes, los que más se hayan retuiteado, los que se hayan añadido a favoritos o las menciones y retuits más interesantes que hayamos hecho en la cuenta.

¡No te pierdas nada!

Los diarios de la novela

Hace tiempo, un conocido escritor norteamericano me enseñó sus diarios de novela. Así los llamaba. Un diario (A veces eran varios cuadernos) por cada novela. Me pareció tan buena idea que la adopté como si fuera un gatito y desde entonces llevo siempre un diario de cada proyecto. 

Los diarios de la novela


Como escritor o escritora, es interesante llevar siempre una libreta contigo, o una grabadora, por varios motivos: Te recuerda permanentemente que eres un escritor y lo que haces cuando no estás en tu escritorio (tomar notas para tu próximo libro). Se piensa diferente con un bolígrafo entre las manos, se observa de manera diferente. Ves lo que realmente hay y no lo que debería haber. Es algo que siempre ayuda, tanto a escritores avanzados como a noveles.

Hoy en día es fácil y si me has leído en Planificación, o en "Twitter para #escritores", ya sabrás que utilizo Evernote y Liquid Story Binder. Esta entrada del blog la escribo en Evernote, directamente. Pero las entradas de los diarios de los diferentes proyectos creativos, primero las escribo en Evernote, depende de donde me encuentre, y luego las copio en el diario del Liquid, que tiene esa opción, organizándolo por fechas. Incluso puedes llevar tu iario de novela o proyecto de no ficción en la nube, online, en un blog (Aunque no te aconsejo que sea en modo público, al menos hasta haber terminado y publicado el proyecto)

Los diarios de tus novelas pueden contener... 



  • pensamientos 
  • anécdotas
  • ideas
  • escenarios
  • documentación
  • personajes
  • estructuras
  • diálogos
  • reflexiones sobre
    • estilo
    • documentación
    • proceso
    • etc.
  • quejas
  • logros
  • objetivos alcanzados
  • sentimientos
  • emociones...


Todo lo que se te ocurra relacionado con el proyecto que lleves entre manos. No es solo un lugar donde coleccionar ideas sino también el lugar donde practicar la escritura y superar el bloqueo del escritor. Tenlo en cuenta.

Sea cual sea el medio que utilices, cuadernos, grabaciones, o notas digitales, mantener un diario de escritor de tu novela en curso te va a ayudar de diferentes formas que paso a exponer:

1.- Escribir. 



La mayoría de las personas que escriben diarios asiduamente no pueden imaginar su vida sin la escritura. Las razones por las que escribimos diarios pueden ser variadas pero a muchos de nosotros nos ayuda a organizar la mente. Las decisiones y elecciones que realizamos en nuestra obra, en ocasiones prácticamente sin pensar, pueden encontrar su momento de reflexión en las páginas de tu diario.

2.- Hábito. 



Intenta escribir cada día a la misma hora, y asegúrate de consignar la fecha de tu escrito. Escoge un momento en que te encuentres bien contigo mismo, sea por la mañana antes que nadie se levante o por la noche antes de acostarte. Anais Nin escribía su diario por la noche. Virginia Woolf solía escribir después del té de la tarde. Algunos escritores disfrutan encendiendo velas, para inspirarse. Deja tu diario en un lugar visible, que te recuerde que cada día debes consignar algo.

3- Aburrimiento. 



Escribir un diario sobre lo que hemos hecho en nuestra novela o proyecto de no ficción, hace que suba el nivel de novedad de lo que estás escribiendo. Nos hace reflexionar sobre el propio proceso de escribir. Si tu novela ha llegado a un punto que te resulta pesada, pasar un tiempo con tu diario puede aportar nuevas ideas. Puedes probar cosas nuevas para ver si eres capaz de ellas. Proponerte nuevos retos es un buen método para fomentar el entusiasmo. 

4.- Flujo de escritura.



Es importante que en el diario personal sobre nuestra obra nos despreocupemos del estilo (de ese diario). Es para nosotros. No vamos a editarlo ni a pelearnos con cada adjetivo buscando la palabra precisa. Aunque sí vamos  a hablar de esas luchas, por ejemplo, si nos apetece. Escribir de esta manera hará que adquieras una practica necesaria: suspender tu corrector interno. Algo que siempre va muy bien para los primeros borradores. 

5.- Archivo de escenarios o personajes.



Muchos escritores han utilizado sus diarios para capturar momentos especiales que luego utilizarán en sus historias: el brillo de la luna sobre el mar, el aroma de los mercados orientales, el suave tacto de una seda... En el libro de PERSONAJES 1 cuento cómo Virginia Woolf creó a Mrs Dalloway. Virginia admite en su diario que empleó rasgos combinados de varias amigas. Es el tipo de información que siempre está bien escribir y guardar en el diario de tu novela, luego verás porqué. Aunque en ocasiones resulta complicado encontrar lo que has escrito cuando lo necesites. En Evernote van bien las etiquetas para ello, pero el diario también puede ayudarte en este aspecto.

6.- Seguimiento de los objetivos.



Si planificas tu obra y lo haces por objetivos semanales o mensuales, y por número de palabras diarias, el diario te va a ayudar a pensar y comprobar si los estás cumpliendo. Una simple lista de verificación en la entrada del diario del domingo, al final de una semana de trabajo (o de no trabajo), por ejemplo.

7.- Principal medida antibloqueo 



Una vez establecido el hábito de mantener una entrada diaria en tu diario, antes o después de la jornada de trabajo escribiendo (Yo aconsejo después, si el cansancio no te invade) Vas a disponer de una de las mejores medidas antibloqueo que existen. Al releer entradas antiguas, o simplemente por escribir sobre lo que te acontece en esos momentos de bloqueo, el bloqueo desaparecerá. Clarificarás tus ideas, y lo mejor: ¡Estarás escribiendo!

8.- Contenidos



Para mí es la cuestión más importante. Lo que anotemos en nuestro diario del proyecto nos va a servir también para generar contenidos en nuestra cuenta de Twitter, eso tan importante de lo que hablo en "Twitter para #escritores" y hacer marketing de expectativas (Ir creando una comunidad de lectores para cuando publiquemos el proyecto) Por ejemplo, unas ocurrencias propias sobre uno de mis personajes, una novela de humor, acción, literatura y fantasmas: "Una de las pruebas más duras para el ingreso en el servicio secreto australiano A.S.S. era la vigilancia de koalas", La señorita Stanton. 

Anoto todas estas ocurrencias y las voy publicando en su  página de Google Plus (Recuerda que las páginas de Facebook no sirven para promocionar nada si no pones dinero) y tuiteando algunas.

9.- Posteridad.


No te rías. ¿Quién sabe? Quizá llegue un día en el que tus obras se estudien por futuros filólogos. Siempre hay que tener una sana ambición al escribir. Con el diario de nuestra historia y cómo la escribimos, dejamos pistas para las generaciones que vengan.


¿Cuántas otras utilidades se te ocurren para tu diario de escritor? Haz tu comentario.

Escribir con productividad





Escribir con productividad


Hay muchas maneras de incrementar la productividad cuando escribimos. La escritora y amiga Dolores Redondo me dijo una vez: "La mejor herramienta de un escritor es la puerta, al cerrarla". Y así es. Todo aquello que aleje las distracciones y las mantenga fuera aumentará nuestra capacidad de concentración y enfoque con lo que la productividad mejorará.

Hoy voy a hablar de algunas más. Si las conoces, no está de más recordarlas. Y aplicarlas :-)

Capturar tus ideas


Ebook cómo crear una novela, planificación.
Las mejores ideas nos asaltan en cualquier momento, y a veces en los lugares más inconvenientes, como el baño, el coche, o una reunión. El problema es cuando se olvidan minutos más tarde. Instalar una aplicación de toma y captura de notas en el teléfono móvil o el ordenador, ayuda mucho. He hablado de EVERNOTE en los libros de
Planificación y el próximo en publicar: Twitter para #escritores.

Revisar estas notas tomadas en cualquier momento puede ayudar mucho a salir de un bloqueo o retomar la tarea del proyecto narrativo en el que nos encontremos.

Escribe sobre lo que conozcas


Es un viejo dicho que todos los escritores con tablas aconsejan, pero se suele aplicar mal. Por ejemplo, ante la falta de tiempo y mucho trabajo pendiente, una de las mejores cosas que se pueden hacer, en lugar de ponerse a investigar y documentarse, es escribir sobre algo de nuestras propias experiencias. Una forma de hacer esto es imaginar que estás contando tu historia a un viejo amigo. Esto hará que el estilo de nuestra escritura sea más vivaz y fluido de leer.

Crea primero, corrige más tarde.

Es una de las premisas del Nanowrimo (Creación de un primer borrador) Cuando se escribe o se planifica por primera vez una historia estamos llenos de ideas frescas. No hay que detenerse a pensar en corregir estas frases. Te cargarás la magia. Escribe hasta que la pasión se agote y sólo entonces podrás comprobar lo escrito. Aunque sea al día siguiente.

Define tus ideas principales antes de escribir

Cuando la mente no está organizada, componer un largo capítulo se hace muy cuesta arriba. Siempre es mejor hacr una toma de decisiones ANTES, qué es exactamente lo que queremos decir, en cuántas escenas, con qué personajes, y seguir esas pautas.

Escribir todos los días.

Si me sigues en este blog, habrás leído alguna vez lo de escribir una cantidad de palabras diarias. Mi mínimo es de 800. No importa si no hay ninguna idea dando vueltas. Se trata de que formes el hábito de escribir como una rutina diaria más, no algo que se hace de vez en cuando o cuando te apetezca.

Aprender de otros escritores

Esto también me lo has leído varias veces: Lee tus libros favoritos como un escritor, no como un lector. Lee incluso en VOZ ALTA, buscando la cadencia de los párrafos, el flujo del estilo. Te ayudará a aprender o recordar las técnicas de escritura. 

Haciendo todo esto encontrarás que es más fácil escribir más y mejorar la calidad de tu estilo. Ya me contarás cómo te ha ido, ¿sí?


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...